Bella Ciao, una versión "pulenta pulenta"

viernes, 20 de noviembre de 2009

¿ Está Usted Seguro ?



- Vea, Bromberg, así no se puede seguir, el otro día, sin ir mas
lejos...

- Si, doctor, es realmente terrible, le digo que yo ya no sé que
hacer. Cuando llego a mi casa por la tarde...¿Sabe qué hago? La
llamo a la chica, a la doméstica,¿vió? y me espera con la puerta del
garage entreabierta. Si voy llegando y veo algo sospechoso. Alguna
cara medio rara - Ud. me entiende - sigo y pego otra vuelta...pero
¿Quiere que le diga la verdad? Ya estoy harto de vivir como un preso
en mi casa, no puede ser que nosotros, la gente decente - ¿Me
explico, no ? - digo, tengamos que vivir con miedo, mientras los
ladrones y asesinos andan como dueños de la calle. Y lo peor es que
cuando la policía agarra a alguno vienen enseguida los de los
derechos humanos y arman un despelote. Qué por qué lo meten en la
comisaría con los mayores, qué le pegaron. Mire, si yo conozco
casos - me lo han contado policías de mi zona, o sea, tipos que
luchan contra los delincuentes en - ¿Cómo decirlo ? - la primera
línea de frente, ¿vió?. Bueno, parece que estos negritos se lastiman
ellos solos, se cortan, para acusar a la policía de "malos
tratos"...

- ¡Qué denigrante, Bromberg, qué denigrante! A lo que hemos
llegado...

- ...y, claro, viene entonces un médico - pagado por ellos, los de
los "derechos", ¿Me entiende? y "certifica" cualquier cosa. Ahora,
¿Me quiere decir por qué no certifica que estaban borrachos,
drogados, que son degenerados? Así estamos, vea, parece que nosotros
no tenemos derechos. Uno trabajó toda su vida, mire, si hasta le da
por pensar estupideces...¿De qué sirvió trabajar tanto? Postergar a
la familia, privarse de gustos. Todo para tener algo, ¿vió? Para una
mínima comodidad Porque ¿Qué pedimos, al fin y al cabo? Que nos
protejan de los que nos quieren robar lo que tanto esfuerzo nos
costó...

- Es que ellos lo quieren todo fácil, sin sacrificio, Bromberg.
Ayer, sin ir más lejos...

- ...construir, una vida dedicada al trabajo, no como estos
delincuentes que quieren vivir de lo que le da el gobierno, y
encima - si hasta parece el mundo al revés, vea - resulta que le
cortan a uno la calle para protestar. ¿Protestar contra qué, digame
doctor, contra qué? Para que les sigan dando dádivas para no
trabajar. Mire, si yo hasta les ofrecí trabajo una vez - para
probarlos ¿Me entiende? - y ¿Sabe qué me dijeron? Qué cuánto era el
sueldo, fíjese doctor, qué distorsionados que están los valores en
esta sociedad. Resulta que les ofrezco trabajo, yo les doy la
posibilidad de trabajar en mi empresa, que levanté con mi trabajo, y
ellos son los que exigen...

- Claro, Bromberg, claro. uno les mata el hambre y encima...la
semana pasada, sin ir más lejos...

-...y no solo eso, parece que están asesorados por esos abogados de
los "derechos" que les meten en la cabeza que tienen que reclamar
todas esas - perdone, doctor - boludeces de otras épocas nefastas.
Que aguinaldo, que vacaciones, que obra social, que horas extra al
cien por cien. ¿Cuándo? Dígame Ud. doctor ¿Cuándo tenemos nosotros
vacaciones? Si toda la vida la pasamos trabajando. Y si quiero
vacaciones me las pago de mi bolsillo, lo mismo que la medicina. Por
que esta gente cree que los demás tienen que ocuparse de sus
problemas. ¿O acaso yo le pido a alguien que se preocupe de
mi "jubilación"? No, por que tengo un sentido del ahorro, de la
previsión, no me gasto la plata en vino, o en droga. Menos mal que
todavía hay gente como Ud. con la que se puede hablar de estas
cosas, doctor...
A propósito: ¿Para la mercadería esa que le mandé la semana pasada? Como siempre ¿No? No le hace falta la factura, si total..


(Publicado en "La venganza de Sauron", primera época, 8 de septiembre de 2006)

2 comentarios:

Fernando Bonatto dijo...

Se podria haber publicado desde que tengo memoria
Nada nuevo bajo el sol, los lugares comunes de la clase merdiocre siempre huelen a bosta

Paola dijo...

¿qué pasa , Udi, no quiere fusilar a los negritos chorros y se me vuelve un defiende delincuentes? Del blanco al negro sin escalas.
Besos , en la frente.