Bella Ciao, una versión "pulenta pulenta"

lunes, 13 de abril de 2009

Por quién doblan las campanas

Soy Republicano...

Para aquellos que aún conservan la memoria - pocos - o para los que - como en mi caso - se nutrieron de ella, quiero reivindicar una dimensión poco explorada de aquellos años: la romántica.
Para quién se crió en un ambiente de confesa vocación antifascista, con permanentes referencias a la guerra civil, parientes que lucharon en ella, poesía y canciones a ella referidas y desprecio eterno al dictador sobreviviente tras la caída universal del fascismo clásico (en cuanto a esto último vale aclarar, a la manera de Brecht, "No os alegréis demasiado por la muerte del perro rabioso, la perra que lo parió está ya nuevamente preñada") la Guerra Civil Española, después de más de 70 años, sigue siendo un momento "fundante" de la conciencia democrática universal y también - ¡pero no menos ! - de sus más bellas páginas, sonidos e imágenes.
Quienes fueron jóvenes en esa época no alentaron ninguna duda en su pecho. La decencia y los valores humanos por los que valía la pena luchar se encarnaban en la resistencia democrática a los nuevos cruzados que venían a tronchar a la España "de la rabia y de la idea".
En muchos anidaba la conciencia de que en el frente de batalla de España se jugaba el destino de la democracia frente al fascismo, de la revolución frente a la negra reacción, que era, en suma, la primera batalla de una guerra mundial que inexorablemente estaba por librarse.
Eran tiempos de optimismo universal; por negros que fuesen los nubarrones en el horizonte existía en los jóvenes de aquella época el íntimo convencimiento de que el porvenir iba a ser mejor. Y lucharon por eso.
Creo que aún vale la pena luchar por esos valores tan trasnochados como la libertad, la justicia y la solidaridad.

Udi, abril de 2009

4 comentarios:

paola dijo...

Hermoso este texto sobre la memoria, la esperanza , la lucha. Hoy también, desde esta trinchera nos queda eso, la lucha , la memoria y la esperanza, qué más?

MONA dijo...

Qué más? El modelo, ése que ha sido elegido, el que nos identifica, el que mira al Pueblo, el que busca el bien común...
Saludos

Verboamérica dijo...

Buen explicación... Así me gustan los republicanos...

Udi dijo...

Hay que proteger a las palabras del desgaste, del mal uso, del bastardeo.
Para mí, ser republicano significa sostener esos valores, a despecho de quienes se apropiaron del término para tansformarlo en ´su antítesis.
Gracias Paola, Mona, Verbo !