Bella Ciao, una versión "pulenta pulenta"

miércoles, 17 de junio de 2009

Pérdidas y encuentros

Yo no sé encontrarme si no es entre tus brazos.
No sé perderme si no es entre tus piernas.
Me busco en la profundidad de tus ojos,
y me encuentro recién en tu mirada.
Me pierdo en la niebla del camino,
y me encuentro en tu beso, mi destino.
Voy y vengo, como perdido,
y cuando llego, ¡Ah, cuando llego!,
me siento, amor, como encontrado.
Y te busco con la piel en las mañanas,
para encontrarte por la noche en las palabras.
Y me pierdo en mil evocaciones,
y te encuentro en las plazas compartidas,
en las calles empedradas de recuerdos,
en las tardes de ríos y de lunas.
Pero sé, con certeza inconfundible,
que cuando me pierdo en vos,
amor, me gano.
udi, junio de 2009

5 comentarios:

Rob Rufino dijo...

Muy lindo Udi!!!

Udi dijo...

Gracias Rob !

schussheim dijo...

me gustó mucho ese poema, Udi. No te conocía lides de poeta pero las tenés y son buenas.

Udi dijo...

Gracias, Jorge, son solo espasmos, a veces inteligibles, otras solamente sonoros. Se necesita de algún don del que carezco para articular poesías. Recibir tu elogio es más de lo que alguna vez pude imaginar como repercusión de lo que escribo.
Gracias nuevamente, tu comentario es muy importante para mi.
Salud y vino para disfrutarla !

Anónimo dijo...

Mi hombre es mi angel
tiene dos ventanas que son su alma,
en lugar de alas
tiene manos y me lleva volando
por azoteas grises
o por el mar amanecido.

Me imagino de sal
cuando me toma,
de sal o de fuego,
de cuerpo nuevo, me vuelvo
cuando mi hombre,
mi ángel,
mi amor,
me enseña a amar.

Me invade
un silencio de jeringa
entrando
un enjambre de angustias
desordenadas
cuando se va
y me quedo esperando
hasta su regreso.