Bella Ciao, una versión "pulenta pulenta"

jueves, 11 de febrero de 2010

Cría y engorde de boludos para exportación




Lecciones de lucarrasquismo
Leyendo acá, en lo de Lucas, me pregunto...
¿Y, ya que estamos, por qué no ponemos estaciones experimentales para la cría y engorde de boludos?
Mejorar la calidad de la carne de boludo debería ser un imperativo patriótico.
Un boludo aporta la dosis de proteínas necesarias para sostener a más de 10 familias duante una semana, con bajo colesterol y pleno de desoxidantes.
Los saldos exportables constituirían una apreciable fuente de divisas merced al pago de retenciones del orden del 55%.
Paralelamente se desarrollaría la industria metalmecánica, por aumento de la demanda de máquinas cortadoras de boludos, la tecnología nacional aplicada sería una estupenda exportación no tradicional, compitiendo en los más exigentes mercados mundiales, ávidos de boludos.
El efecto de la demanda agregada potenciaría actividades colaterales, como el transporte de boludos en pié, el aseguramiento de boludos y las redes de proveedores locales de insumos y materias primas.
Asimismo la ciencia básica se vería beneficiada por la generación de investigaciones genéticas para desarrollar las cepas de boludos más rentables.
En fin, el estado incrementaría sus ingresos al percibir las alícuotas impositivas que toda la "cadena de valor del boludo" tributaría.
Como se ve, puro beneficio.
Sólo quedaría por determinar quién es boludo y quién no. Una forma democrática y eficiente sería preguntarlo a cada argentino, en ocasión del próximo censo nacional.
Desde esta columna ya estamos elaborando las listas preliminares.
Seguiremos informando.

6 comentarios:

Verboamérica dijo...

Es la gran industria nacional. Tenemos excedentes para exportar sin afectar el precio interno.

Lucas Carrasco dijo...

Y se haría justicia con la exposición de la Sociedad Rural: sería una Exposición de Boludos.

Udi dijo...

Verbo: ya va a llegar, estamos condenados al éxito.
Lucas: los habría en la pista y en las tribunas.

Paola dijo...

BALADA DEL BOLUDO

(por Isidoro Blaisten )

Por mirar el otoño
perdía el tren del verano.
Usaba el corazón en la corbata.
Se subía a una nube,
cuando todos bajaban.

Su madre le decía:
No mires las estrellas para abajo,
no mires la lluvia desde arriba.
No camines las calles con la cara,
no ensucies la camisa;
no lleves tu corazón bajo la lluvia, que se moja.
No des la espalda al llanto,
no vayas vestido de ventana,
no compres ningún tílburi en desuso.


Mirá tu primo el recto
que duerme por las noches.
Mirá tu primo el justo
que almuerza y se sonríe.
Mirá tu primo el probo
puso un banco en el cielo.
Tu cuñado el astuto
que ahora alquila la lluvia.
Tu otro primo el sagaz
que es gerente en la luna.

- Tienes razón, mamá- dijo el boludo
y se bebió una rosa.
- No seré más boludo-
y se bajó del viento.
- Seré astuto y zahorí-
y dio vuelta una estrella para abajo
y se metió en el subte
y quedaron las gaviotas.

Entonces vinieron los parientes ricos
y le dijeron:
- Eres pobre, pero ningún boludo.
Y el boludo fue ningún boludo
y quemaba en las plazas
las hojas que molestan en otoño.
Y llegó fin de mes.
Cobró su primer sueldo
y se compró cinco minutos de boludo.

Entonces vinieron las fuerzas vivas
y le dijeron:
- Has vuelto a ser boludo, boludo.
- Seguirás siendo el mismo boludo de siempre.
- Debes dejar de ser boludo, boludo.

Y medio boludo,
con esos cinco minutos de boludo,
dudaba entre ser ningún boludo
o seguir siendo boludo para siempre.
Dudaba como un boludo.
Y subió las escaleras para abajo,
hizo un hoyo en la tierra
miraba las estrellas.
La gente le pisaba la cabeza,
le gritaba boludo.
Y él seguía mirando
a través de los zapatos
como un boludo.

Entonces vino un alegre y le dijo:
- Boludo alegre.
Vino un pobre y le dijo:
- Pobre boludo.
Vino un triste y le dijo:
- Triste boludo.
Vino un pastor protestante y le dijo:
- Reverendo boludo.
Vino un cura católico y le dijo:
- Sacrosanto boludo.
Vino un rabino judío y le dijo:
- Judío boludo.
Vino su madre y le dijo:
- Hijo, no seas boludo.
Vino una mujer de ojos azules y le dijo:
- Te quiero.

Alejandro Hosne dijo...

Hola, Udi, no te conocía pero te acabo de conocer al entrar en el blog de no sé quién, donde había un "debate" sobre el aparentemente falso discurso del cacique Cuauhtemoc y el impostor Britto García. Iba a contestarle al boludo que criticaba el texto, ya que lo hacía no porque fuera apócrifo sino porque en verdad no le gustaba lo que decía. Pero vi que vos lo apaleabas como es debido y me abstuve.

Por cierto, empecé a buscar datos sobre el texto de Britto García, que dicen fue editado en El Nacional en 1990 pero no encuentro nada concreto al respecto. ¿Será una leyenda dentro de otra leyenda?

Me despido, (y perdón por dejar un post que no tiene nada que ver con el tuyo, pero como hablabas de boludos, bueh, me animé a citar al otro boludo de aquel blog que no me acuerdo cuál es).

Un abrazo desde México

Alejandro

Udi dijo...

Alejandro: Gracias por leer, ¡y opinar!
Creo recordar que ese debate era en artepolitica.com
¿Será?
Como sea, un abrazo desde Rosario !